Talissman Monastrell 2015.

Mi proyecto de Marca Personal

Talissman 2015, es un vino nacido como mi proyecto de marca personal y expresión artística. Un vino capaz de dar sentido a un conjunto de experiencias.

Buscando la elegancia me encuentro con la botella elegida, de estilo bordelesa con cuello alto y hombros anchos, que junto a una sencilla cápsula negra la estilizan. La etiqueta muestra el Talissman, diseño que identifica sus raíces y denominación de origen. El vino de su interior representa todas las horas de trabajo y de pasión que han formado parte de éste ilusionante proyecto.

En fase visual

refleja sus colores, un rojo oscuro del centro de la copa a un fino rubí cristalino en la parte exterior. Se desliza con lentitud y exhibe cuerpo y consistencia. Me atrapan sus intensos brillos al hacerlo girar sobre el cristal. Me hacen admirarlo.

El aroma

Llamativos aromas de notas florales, de ciruelas negras y moras maduras combinado con un elegante y sutil aroma de vainilla si lo hueles en profundidad.  

Buena acidez sin ser excesiva, taninos dulces y suaves, bayas rojas y arándanos, notas frutosas de zumo de uva y ligeros toques de picotas muy maduras.

Año de cosecha

Meses en barrica

Talissman

En boca, una agradable sensación de seda queda en la garganta y su sabor es persistente durante un largo tiempo, deseando repetir.

Un vino moderno y sofisticado

Talissman Tinto Monastrell 2015 es un vino pensado para las nuevas generaciones de consumidores con un propósito claro de beber vinos modernos pero al mismo tiempo sofisticados y complejos. Es un vino de público culto con deseo de disfrutar de  experiencias interesantes y especiales.

En definitiva, un vino prolongación de mi personalidad que refleja a la perfección el concepto de esta historia.

¡¡Salud!!